Enoturismo en Vendimia

Enoturismo en Vendimias

Visitar La Rioja en Vendimias. Fuente de la imagen: La Rioja Turismo

El Enoturismo es el Turismo relacionado con el vino y su cultura.

Qué duda cabe que la temporada más atractiva para el enoturista es la vendimia, por varios motivos:

  • La recolección de la uva y su recepción en la bodega es algo que solo sucede durante unos días al año y al turista le atrae presenciarlo.
  • Los colores del viñedo cambian de un día para otro y viven su máximo esplendor, un auténtico espectáculo visual y emocional.

Leemos en este artículo de Vinetur que el interés por el Enoturismo crece hasta en un 30 % desde agosto hasta finales de octubre, es decir, se constata que el Enoturismo aumenta en época de Vendimia.

Por otro lado tenemos la situación de la bodega: es la época del año de mayor actividad, el trabajo en la bodega es pura ebullición, el ritmo es frenético.

Entonces, ¿están en la bodega preparados para justo en ese momento recibir visitas de turistas?

Muchas bodegas lo contemplan y preparan paquetes de actividades de lo más variadas y atractivas, pero no todas se lo pueden permitir.

Ante esta situación, en el caso en el que una bodega no esté preparada para atender a visitantes en vendimias, hay 3 opciones:

  1. No recibir visitas durante la vendimia.
  2. Recibir visitas y atenderles bajo cierta presión por la actividad de la bodega.
  3. Delegar: Recibir visitas y dedicarse a la vendimia habiendo delegado la gestión de las visitas en profesionales del Enoturismo.

Vamos a ver las visitas a una bodega en vendimias desde el punto del vista del turista y desde el punto de vista de la bodega.

Turista que hace Enoturismo

Enoturismo en Vendimia

Pisado de la uva. Enoturismo. Fuente de la imagen: Bodegas Lecea

Pongámosnos en el lugar del turista:

Planificamos una escapada a La Rioja en vendimias porque nos han dicho que es la mejor época del año para hacer Enoturismo.

  1. Tratamos de reservar una visita en una bodega y nos dicen lo siguiente:
  • “Durante la vendimia no se realizan visitas a la bodega. Pueden ustedes visitarnos en cualquier otro momento llamando o reservando a través nuestra web”.
  • “Lo sentimos pero están realizadas todas las reservas para estas fechas. Pueden ustedes visitarnos en cualquier otro momento llamando o reservando a través de nuestra web”.

Es decir, no podemos visitar la bodega.

  1. Reservamos una visita en una bodega y nos sentimos así:
  • Disfrutamos viendo la vendimia, la llegada de la uva, nos explican todo al detalle, dedicación plena a nosotros, catamos diferentes vinos de forma relajada e incluso podemos permanecer más tiempo del previsto porque nos sentimos acogidos.
  • Visitamos la bodega, algunos lugares no podemos ver porque están trabajando, la persona que nos atiende es interrumpida en diferentes ocasiones y está pendiente de varios asuntos a la vez: “En seguida voy, Paco”.

Si nos ocurre esto hay que comprender que no es de extrañar porque la vendimia es el momento álgido de toda bodega, con un trabajo excepcional y muchas de ellas con personal contratado solo para esa temporada, de quienes hay que estar especialmente pendiente por no ser la bodega su lugar de trabajo habitual y no estar familiarizado en ocasiones con aspectos del día a día de la bodega. Es el momento álgido también de los imprevistos.

La segunda situación es entendible puesto que en la mayoría de las bodegas se trabaja contra reloj centrándose principalmente en la uva.

Para encontrarnos en la primera situación, en la que disfrutamos de la experiencia, debe haber alguien dedicado solo a nosotros, a los turistas.

Eso puede darse en bodegas que tengan previsto cierto número de visitas de Enoturismo y que por lo tanto cuenten con personal para ello, o en bodegas cuyo personal no sea propio sino externo, profesionales del Enoturismo, perfectos conocedores de esa bodega en concreto y cuyo objetivo seamos nosotros, los turistas.

Ese profesional se centrará solo en nosotros, no puede desviar su atención y ocupación a nada más porque su trabajo es atendernos, conseguir que apreciemos la vendimia, que entendamos lo que nos bebemos cuando abrimos una botella de vino, que disfrutemos y vivamos una experiencia única en un lugar privilegiado y en un momento excepcional que solo se vive una vez al año.

¿Y cómo sé yo a qué tipo de bodega me estoy dirigiendo? ¿Cómo sé si me va a poder atender en vendimias como yo espero o no? Muy fácil: contactando directamente con quienes gestionamos Enoturismo, con Criteria Enoturismo. Dinos que quieres visitar una bodega en vendimias y nosotros nos encargamos de todo. Déjate llevar.

Bodega en vendimias

Nos ponemos ahora en el lugar de la bodega en vendimias:

Proveedores, personal nuevo, toma de muestras, prisas, etc, y todo esto mirando al cielo.

Tienes un grupo de turistas que quieren visitar tu bodega y ver lo que en ella hacéis tu equipo y tú durante estos días, y como es natural esperan lo que siempre vendemos sobre el Enoturismo: experiencia única, trato exquisito y personalizado, exclusividad, en muchos casos experiencias para niños, dedicación, etc.

  • Si tienes personal dedicado al Enoturismo en vendimias te felicitamos, enhorabuena.
  • Si no tienes personal dedicado al Enoturismo en vendimias te felicitamos también porque nos tienes a nosotros. En Criteria Enoturismo nos dedicamos a esto, a conseguir la máxima satisfacción de tu cliente incluso en vendimias.

Tú a la vendimia y nosotros a tus Enoturistas, a quienes vamos a enamorar para ti.

¿Qué te parece? Llámanos y hablamos, todos tenemos mucho que ganar.

¿Cómo gestionas el Enoturismo en vendimias?

Cuéntanos.